Sistemas institucionales en materia de prevención y reacción a desastres

Guatemala es un país vulnerable ante los desastres naturales y los fenómenos atmosféricos que derivan de este.

Guatemala es un país vulnerable ante los desastres naturales y los fenómenos atmosféricos que derivan de este. En el World Risk Index Report de 2021 Guatemala ocupó el puesto 10 en el ranking de los países que enfrentan más riesgos.

El World Risk Index parte de la premisa de que los riesgos de desastres no están determinados únicamente por la ocurrencia, intensidad o duración de eventos naturales extremos, sino que los factores sociales, las condiciones políticas y las estructuras económicas juegan un papel igual de importante en la génesis de un desastre. En consecuencia, el índice se basa en el supuesto de que cada sociedad puede tomar precauciones directas o indirectas, por ejemplo, a través de una preparación y gestión eficaz de los desastres, para reducir el impacto de los eventos extremos y disminuir el riesgo de desastres. En este sentido, el World Risk Index proporciona una evaluación de los peligros que corren los países al tener que enfrentar desastres derivados de eventos naturales tomando en cuenta estos aspectos. [1]

Es primordial reflexionar sobre la necesidad que existe de mejorar el sistema de gestión de riesgos de desastres naturales en Guatemala, con el fin de fortalecerlo y de avanzar hacia un marco institucional adecuado que permita responder ante una crisis, e incluso prevenir sus efectos en la medida de lo posible.

En este contexto, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación – División de Medio Ambiente, Cambio Climático y Bioenergía emitió la Guía de Análisis de Sistemas de Gestión del Riesgo de Desastres que establece que la implementación efectiva de lo sistemas de reducción del riesgo de desastres y gestión del riesgo de desastres depende de la solidez de las capacidades institucionales de los actores claves en diferentes niveles de gobierno, sector privado y sociedad civil y de una coordinación efectiva entre estos actores y niveles.

Las instituciones juegan un papel clave en la implementación de las diferentes fases del marco de la gestión del riesgo de desastres. Durante la fase de mitigación o prevención, todos los actores institucionales, desde los ministerios y agencias del sector público especializadas (agricultura, bosques, salud, educación, municipalidades), las organizaciones internacionales, las ONG y otras organizaciones de la sociedad civil, operan programas importantes para generar medios de subsistencia, mejorar la producción y los ingresos de los hogares, y fortalecer la resiliencia y las estrategias de afrontamiento ante desastres. En la etapa de socorro, las operaciones que deben ejecutarse son de rescate y salvamento, para satisfacer las necesidades básicas tales como techo, alimentos y agua. En la etapa de rehabilitación, por otra parte, se busca prevenir que continúe el deterioro de los bienes productivos o generar estrategias para ayudar a los hogares a restablecer sus medios de vida.[2]

Para lograr lo anterior, es necesario que cada una de las instancias involucradas, empezando por las públicas, tengan establecidas correcta y claramente sus facultades y funciones en cada una de las fases de gestión de desastres. Esto implica que puedan ejecutar acciones cuando sea pertinente y tomar decisiones en caso de desastre, que ayuden a minimizar sus efectos. En el caso de Guatemala, se hace necesario fortalecer la institucionalidad de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, dándole facultades específicas de ejecución en caso de desastre natural y fortalecer sus capacidades técnicas, incluso para que exista un cambio de paradigma en el sistema de gestión de riesgos, para que este no sea únicamente reactivo hacia una emergencia, sino que actúe de forma proactiva y preventiva. Por último, es importante darle independencia suficiente en la toma de decisiones para que las mismas puedan tomarse con base en la experiencia profesional y técnica de sus directores y no sean influenciadas por actores externos.

[1] World Risk Report 2021, Bündnis Entwicklung Hilft Ruhr University Bochum – Institute for International Law of Peace and Armed Conflict (IFHV).

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación – División de Medio Ambiente, Cambio Climático y Bioenergía. Guía de Análisis de Sistemas de Gestión del Riesgo de Desastres, pág. 16

Compartir publicación

Otras publicaciones:

Guatemala inicia el 2019 cuesta arriba, con muchas cuestiones por resolver y sacar adelante. Es un año de mucha importancia y determinante, en el que habrá cambios significativos en los 3 organismos del Estado, pues el proceso electoral definirá el rumbo del Organismo Ejecutivo y del Organismo Legislativo; y el proceso de elección de Magistrados de la Corte Suprema de Justicia representará un nuevo reto para el Organismo Legislativo, en lograr esta vez que la misma se haga con transparencia, pues este año concluye el término de 5 años de los actuales magistrados. Por lo mismo, todo el Estado estará pasando por un proceso de cambios.En el Organismo Judicial se han tomado decisiones importantes para el panorama político del país, como la decisión de darle trámite al antejuicio en contra de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad y el retiro de inmunidad a varios miembros del Organismo Legislativo.Por su parte, la Corte de Constitucionalidad inició el año con un duro golpe al dársele trámite a la solicitud de antejuicio en contra de 3 de sus magistrados, aunque dicha decisión fue posteriormente suspendida por la misma Corte.El Congreso de la República, en cambio, inició el año a paso lento, sin presentar mayores avances en la agenda legislativa pendiente. Por ser año electoral, se prevé que el trabajo en dicho organismo sea poco y se avance lento con la aprobación de las leyes, pues la mayoría de diputados estarán concentrados en trabajar en sus campañas electorales de reelección o buscando otro tipo de espacios políticos con los partidos que participarán en la contienda electoral.  A esto se suma que están todavía en proceso dos interpelaciones a Ministros de Estado, las cuales si se extienden demasiado, podrían paralizar las otras actividades del Pleno. Una de las decisiones de más relevancia que debe tomar el Congreso en los próximos días, es elegir al Contralor General de Cuentas, pues la elección debió realizarse en octubre del año pasado. En general para este año, se espera que conozca iniciativas de ley relevantes para la economía del país, como las que contienen la Ley General de Infraestructura Vial, Ley que crea PROGUATEMALA y la Ley de Promoción de Alimentación Saludable, entre otras.Para obtener el informe completo, haga click acá.
Durante abril, tanto el Organismo Judicial como el Organismo Legislativo presentaron bastante actividad que se considera trascendente para el panorama político guatemalteco.En el Organismo Judicial resalta que la Corte Suprema de Justicia declaró con lugar el antejuicio en contra del Vicepresidente del Congreso, Felipe Alejos y los Juzgados de Mayor Riesgo, siguen avanzando conociendo los casos de alto impacto y de corrupción que conocen. En este mes, el caso de Construcción y Corrupción llegó a sentencia para algunos de los sindicados.En el Congreso de la República se aprobaron 4 leyes, de las cuales una es una reforma al Presupuesto 2017 que permite a las municipalidades pagar deudas por obras de arrastre y otra aprueba un préstamo para implementar un nuevo programa de educación en Guatemala.Si quieres leer el informe completo haz click acá.